Fué un arma muy popular entre los siglos XV al XVII en Japón. Se utilizaba en muchos oficios como la jardinería o la carpintería, lo que permitía poder portarlo sin despertar sospecha aunque te registraran. Se podía usar como lanza atándola a un mango, como anclaje para trepar muros y ayudaba a forzar puertas o abrir agujeros. Un ninja prefería el uso del Kunai al Shuriken debido a su versatilidad.
¿Quieres aprender a crear una? Apúntate a nuestro taller de elaboración de Kunai.