Cómo montar TLP Tenerife 2015 sin morir en el intento

Cablear, limpiar, cargar… hasta tirarse de los pelos. El montaje de TLP Tenerife 2015 ya ha comenzado en el Recinto Ferial de Tenerife, una labor que precisa de cantidades ingentes de trabajo.

“Organizar el evento lleva todo el año”, explica Antonio Cabrera, presidente de Innova 7, “en la oficina somos ocho personas a tiempo completo y cuatro a media jornada”. Para el montaje físico, que suele ser un mes antes, “somos casi 50 personas”; nada en comparación con los días del evento, donde “ascendemos a unos 300 miembros del staff”. Antonio habla del trato humano que se palpa en la organización, “cualquiera de nosotros, en el mundo puramente laboral estaría recibiendo una remuneración mucho mayor y tendría una vida más tranquila.

Pero al final hay cierto masoquismo en todo esto”, bromea con humor. Estamos en la cafetería del Recinto Ferial, durante uno de esos escasos minutos que tiene para sentarse a descansar. “La nave es parte del acuerdo con el Cabildo de Tenerife. Hay un ‘pago en especias’ que es el Recinto Ferial, y un pago económico que ayuda a financiar el resto del evento”. Aunque la mayoría de cosas las lleva Innova 7, “siempre hay instituciones que colaboran en diferentes aspectos, como la Universidad de La Laguna”.

Antonio explica lo difícil que es montar TLP Tenerife dentro de un lugar tan grande, “el Recinto Ferial tiene 42.000 metros cuadrados o así. Hay que poner siempre una zona Lan Party que influye en el resto de la distribución y además va directamente relacionada con la zona de descanso. Todo eso hay que compaginarlo con el resto de zonas que haces de cara al público, por lo que tenemos que dejar el máximo espacio posible para Summer-Con y TLP Innova, que la tuvimos que mudar desde 2013 al Auditorio de Tenerife”.

Elena González, mientras espera instrucciones junto al resto de voluntarios, nos comenta: “no he sido telepera, pero sí visitante habitual de Summer-Con. Siempre suelo ahorrar todo el verano para venir esos días y comprarme algo”. Este es el primer año que va a estar de voluntaria, “quiero ver si consigo quitarme la timidez de encima, ya que voy a estar trabajando en talleres. Me cogieron para esa sección porque estudio Educación Infantil”. Elena habla del proceso de selección, “yo conocía a una chica que estaba de staff, me dijo que había una vacante libre, así que hablé con Andrea, que es la encargada de las entrevistas, y me concedió una”.

“Las máximas en la selección son: conseguir las personas más capacitadas y motivadas para el puesto que desempeñen”, explica Andrea García, staff coordinadora de personal. “Es un evento de 2.000 y pico participantes, y más de 40.000 visitantes en la edición del año pasado. Todo llevado por una organización sin ánimo de lucro, así que a la gran mayoría del staff no nos pagan, somos voluntarios… aunque en la camiseta ponga ‘staff’ en vez de ‘voluntario’”, formula una sonrisa y pone los ojos en blanco.

Para poder sacar adelante el evento cuentan este año con unos 200 voluntarios, de los que entre 40-50 repiten de ediciones anteriores. “A los procesos de selección siempre se presenta una gran cantidad de  gente y normalmente nos quedamos con la mitad de todas las solicitudes”, explica Andrea. Hay casos en los que algún voluntario debe darse de baja y necesitan reponer ese hueco sobre la marcha, “las acreditaciones y las camisetas hay que pedirlas, por lo que esta semana misma estamos intentando dejar cerrado el cupo”.

El primer año que cogieron voluntarios fue en 2008. “Nosotros veníamos del pabellón deportivo de El Rosario, un espacio pequeñito donde nos valíamos entre los 20-25 que éramos Innova 7 entonces”, cuenta Antonio. “Cuando el evento se pasó a la gran nave del Recinto Ferial, que es inmenso, se crearon zonas nuevas como el Salón del Manga –aka SummerCon– y necesitamos buscar ayuda de gente que tuviera ciertos conocimientos”, por aquel entonces bastó con unos 30 voluntarios; ahora sobrepasan los 200.

Estefanía Mendoza ha sido participante de TLP Tenerife desde 2012 y este es el segundo año que repite de voluntaria, “es una experiencia única, y he disfrutado más siendo voluntaria que participante”, asegura. “Además de vivir TLP Tenerife de otro modo, la vives más tiempo. Los teleperos disfrutan el evento solo seis días, que es lo que dura, pero nosotros estamos aquí desde un mes antes. La gente que no ha estado de voluntaria no consigue ver todo el curro que lleva montar esto”.

En su caso es encargada de vídeo y asegura que se puede compaginar perfectamente con la vida diaria de cada uno. “Muchos lo ven como ‘¡oh, no! ¡Trabajar durante TLP!’… yo diría que se disfruta incluso el doble. Ya en el evento son solo seis horas de curro y el resto del tiempo para ti, para disfrutar de la zona Lan Party, SummerCon, o lo que sea”.

“Los voluntarios se seleccionan para un puesto, una tarea, se les dice ‘vas a hacer esto y tienes estos horarios, ¿puedes o no puedes?’”, continua Andrea, “cuando están todos juntos les damos a elegir horario de mañana o de tarde, pero siempre intentamos ser flexibles y que estén lo más contentos posible”. Antonio aclara que “en lugar de tenerlos 12 horas estresados durante cinco días, preferimos que estén durante un mes bien cuidados. Es muchísimo trabajo y son personas que además le ponen una ilusión tremenda”. Agrega que hay cargos de voluntariado de diversos tipos, desde los más básicos con personas que simplemente desean echar una mano, hasta “gente que tiene unas capacidades técnicas espectaculares, trabajando en puestos de suma responsabilidad”.

Ya se está poniendo todo a punto para que podáis disfrutar del 14 al 19 de julio, en el Recinto Ferial, de TLP Tenerife 2015. Al final, Estefanía no puede evitar reconocer el mérito, “ayudamos a crear TLP y eso es algo único”.