Generaciones anteriores vs. futuras generaciones de gamers

Sus primeros videojuegos fueron PONG, Pac-Man o Donkey Kong y los suyos, fueron Pokémon, The Legend of Zelda, el FIFA o el Metal Gear Solid… Las primeras consolas, Atari 2600, Spectrum 128mb o una Dragon 32 y las de ellos, Play Station 1, Play Station 2, Game Boy Color o Game Boy Advanced.

Las generaciones anteriores y las nuevas, aunque no lo parezca comparten pasado y están unidas por el hilo de los videojuegos, las tecnologías y las consolas.

‘’Mi primer videojuego, creo recordar, fue un juego de tenis donde la videoconsola tenía dos ruedas, una para cada jugador y te permitía, en una pantalla puesta en vertical, mover hacia arriba y hacia abajo a un supuesto jugador que se representaba como una pequeña raya pixelada, blanca sobre un fondo gris, que hacía rebotar un punto hacia el contrario’’, explica Osmundo López, 48 años y jugador de videojuegos desde la primera Atari.

‘’A cada golpe adquiría un poco más de velocidad y se le podía dar efecto a la pelota moviendo el cursor justamente al impacto de la pelota y despistar así, al contrario. La pantalla por supuesto era en blanco y negro.’’ Osmundo, tiene un largo recorrido en este mundo, y entre sus experiencias, fue antiguo Game Máster de Call of Duty Modern Warfare 2.

Cuando tuvo en casa una verdadera consola fue un Spectrum 128mb. Le permitía cargar juegos como el anterior, el Pong, y algunos ya más avanzados como el de Gladiator o Conan.

Miguel Báez, jugador de generaciones anteriores también, cuenta su experiencia: ‘’Mi primera consola fue una Dragon 32, con doce o trece años y creo que el videojuego era la clásica partida de  tenis con barras.’’– cuenta que en el nuevo nicho de mercado emergente, Spectrum, Amstard, Commodore y entre ellos, Dragon 32, se intentaban hacer un huevo entre los públicos. ‘’Antes de descatalogarse, el Dragon 32 llegó a mis manos y fue el que me metió el gusanillo en el cuerpo de tener cierto interés por este mundo.’’

¿Qué cuentan los jóvenes?

De la generación del 2000, Arturo López, cuenta que el primer videojuego que jugó fue el Pokemon Azul, que pertenecía a su padre y lo veía jugar. Aner Krawietz, explica que el primer videojuego al que jugó fue al FIFA 07, Diego Pérez, al Metal Gear Solid y Airam Hernández, al Mario Bross.

En cuanto a las tecnologías que usan para jugarlos, en la década que estamos, hay multitud de opciones. ‘’Yo soy sin duda de PC, hay gente que pueda decir algo respecto a los mandos, pero son algo que siempre puedes comprar y añadirlos.’’- expone Arturo López, al igual que Airam prefieren esta plataforma: ‘’ Yo prefiero PC, ya que es la plataforma donde se pueden desarrollar videojuegos más fácilmente, donde la compra de estos es más barata y sencilla, y donde quizás el disfrute gráfico es mejor, aunque claro, el precio para tener un hardware avanzado es más alto que el de una consola.’’ – aclara Diego Pérez. ‘’Aunque lo bueno de las consolas son sus exclusivos, maravillosos juegos que nunca (o al menos dentro de mucho tiempo, cuando haya emuladores para todo) podremos jugar en un PC.’’

Aner, sin embargo, es fiel a la consola de Sony Computer Entertainment, ‘’aún sabiendo que jugar en PC tiene muchísimas ventajas, me quedo con Playstation, he estado toda la vida jugando en consola y me he habituado, supongo que si me pusiese a jugar en PC durante un año me daría cuenta de que es mil veces mejor, pero al estar acostumbrado a consolas se me hacen más cómodas.’’

Visión paterna

Si hay algo que no ha cambiado durante todo este tiempo, ha sido la preocupación paterna respecto a estas plataformas. Aunque los padres de ahora están más concienciados y saben que a las consolas no les van a salir patas y una boca gigante que podrá  absorber a sus hijos, se palpa en el aire una cierta confrontación.

Osmundo cuenta que por entonces, les costaba 25 pesetas la máquina de recreativos y sus padres opinaban que ‘’era un robo’’. Además, le decían que la pantalla le iba a dañar la vista dada la primigenia calidad con la que se desenvolvían estas consolas. Miguel, comenta: ‘’Si para nosotros era algo novedoso, imagínate para ellos. No creo que entendieran a ciencia cierta lo que significaba aquello’’.

Los más jóvenes, exponen que en general, a sus padres o les agrada o no les importa que jueguen videojuegos, pero siempre y cuando no ocupen el tiempo de actividades como leer, el deporte y otras maneras de entretenimiento. Además, les preocupa que se pasen todo el día pendientes de la consola o el ordenador y que no presten atención a otras actividades como sería las clases o los trabajos que les mandan.