Francisco Martín: «La dependencia a los móviles es buena»

Francisco Martín es licenciado en Informática por la Universidad de La Laguna y personal de Investigación en Formación en la misma dentro grupo de investigación CryptULL. Ha ganado numerosos concursos de desarrollo de aplicaciones móviles, entre ellos, Open Data La Palma con su proyecto Patea La Palma. Será uno de los ponentes de TLP Innova en esta edición de TLP Tenerife. Considera que la dependencia de los móviles es positiva.

¿Cómo se decantó por ser desarrollador?

Pues esa es buena pregunta. A mí siempre me ha gustado la informática. Empecé a hacer la carrera y, al principio, no sabía siquiera lo que era un ordenador. Me gustaba el mundo de la informática, pero no había programado nunca. Solo había estado en Internet y poco más. Lo que más me gustaba era que cualquier persona pudiera usar algo que yo hiciese. Entonces, ¿qué mejor que un móvil? Todo el mundo tiene uno. La posibilidad de que cualquier persona te pueda conocer a través de una aplicación es bastante útil.

Una vez comentó que programaba durante su tiempo libre…

Sí, programo en mis ratos libres porque trabajo en CryptULL. Tengo una beca del Ministerio de Educación para hacer el doctorado de cuatro años y el día completo lo dedico a eso. Cuando tengo ratos libres programo, porque me gusta, para no cerrar puertas a nada. El día de mañana, quién sabe.

Pero, en realidad, su perfil profesional está dirigido en ese ámbito.

Sí claro, porque al fin y al cabo el doctorado es de seguridad informática. Esa es una rama de la informática y la informática es programar. Entonces, está claro que en el doctorado, todo lo que hago, lo que investigo, las teorías que saco, lo intento aplicar a algún programita o así…

La parte de su trabajo que más le gusta.

En mi trabajo, aparte de la criptografía, lo que más me gusta es trabajar con el equipo que formamos en CryptULL. Hace 4 o 5 años era un grupo de 6-7 personas. Con el tiempo, gracias a la coordinadora Pino Caballero y al resto del grupo, ha ido creciendo hasta alcanzar las 14-15 personas, que es un equipo bastante grande teniendo en cuenta que es muy difícil que en la situación actual el Ministerio te dé subvenciones para investigar. Me gusta ir por las mañanas, debatir que es lo que tenemos que hacer, que no, el porqué y cómo abordarlo.

Tenemos proyectos con empresas que están muy chulos. La gente piensa que la investigación es sólo para la universidad. Pino Caballero se ha encargado de buscar proyectos con empresas privadas como Alcatel, y me encanta ver como lo que programo sea utilizada por otras personas, por empresas grandes. Que lo que investigo pase al mundo real es de lo que más me gusta.

Últimamente ha habido mucha crítica con respecto a la dependencia que la sociedad tiene con los móviles…

Yo creo que la dependencia a los móviles es buena. Al fin y al cabo, es una evolución natural que tiene el ser humano. Pensemos que lo que no usamos aplicando el móvil, por ejemplo, la memoria, se puede utilizar para otra cosa. El ser humano está evolucionando constantemente y cosas que estamos viendo ahora eran impensables hace veinte años.

En uno de sus perfiles dice que intenta ganarle la batalla siempre a la procrastinación.

Sí, todo el mundo, ¿no? Todo el mundo siempre intenta hacer algo y tiene cosas laterales que le impiden lograr esa meta principal. Yo, como cualquier otro, cada vez que intento hacer algo, siempre estoy pensando en otra cosa.

¿Cómo lo hace?

¿Cómo le gano? Pues lo que intento hacer siempre es trabajar con alguna metodología tipo Pomodoro. Consiste en cincuenta minutos a tope, suena la alarma, y durante diez minutos estás en lo que te dé la gana. Y luego, otra vez… Entonces, durante esos cincuenta minutos te concentras en algo y sabes que, durante ese tiempo no puedes hacer otra cosa. Cuando suena la alarma, te desinhibes y haces lo que quieras. Yo vivo el día a día y en el futuro no pienso.

De las aplicaciones que usted ha creado ¿Cuál es su preferida?

Son varias y no las voy a enumerar todas, pero la que ha tenido más repercusión es Shorcial, una red social de playas que ganó un concurso en Open Data Canarias 2014. Lo curioso con esta aplicación es que lo enviamos a un concurso estatal por la sencilla razón de que el formulario para presentarlo era el mismo, y como ya lo teníamos hecho, pues era copiar y pegar. A los 4-5 meses, nos llegó un correo. Nuestra aplicación había sido seleccionada entre las 3 mejores aplicaciones de turismo por parte de España y teníamos que ir a FITUR para presentar el proyecto en la final.

Dos chicos del equipo nuestro fueron, y claro, habían grandes empresas como Booking, por ejemplo, y estar nosotros allí porque enviamos el formulario por mandarlo era increíble. Los asientos de la primera fila estaban reservados para los finalistas y los chicos, que fueron a sentarse ahí, les dijeron que esos asientos eran solo para los finalistas. Como no daban el pego de grandes empresarios no se creían que fueran parte de los seleccionados. Al final, expusieron y ganamos el primer premio.

¿Si Google le ofrece trabajar en Estados Unidos, se iría?

Cuando la gente habla de empresas grandes como Facebook, Google, etcétera, pues se va sin pensarlo, pero habría que ver las condiciones. Obviamente, seguro que me iría, pero habría que verlo. Hay algo curioso con los trabajadores de Google. La media de permanencia es de 2,7 años. Es un trabajo que está muy guay, te dan comida, diversión, cine y un sinfín de cosas todas gratis. Claro, estás tan agusto que es como si estuvieras en casa, y te puedes pasar perfectamente 18 horas al día metido en la empresa, que sigue siendo tu lugar de trabajo. Al final, eso acaba quemando a las personas y se van. Luego montan su propia empresa o se van a otra más pequeña.

¿Preferiría trabajar en una empresa como Google o ir por libre creando las aplicaciones que quiera?

Trabajar en Google merece mucho la pena. El haber estado en una empresa de ese calibre es como una carta de recomendación, cualquier otra empresa querría tus servicios. También tengo que decir, que con motivo del doctorado, he hecho conferencias en distintos sitios del mundo y como en Tenerife no se vive en ningún lado. Yo antes preferiría cobrar un sueldo medio decente en esta isla que un gran sueldo en cualquier otro sitio. Estuve dos meses de estancia en Noruega y allí el sueldo base es de 6.000 euros, pero la calidad de vida no es como en Tenerife. Todo el rato nevando, a las tres de la tarde se hace de noche, casi no hay sitios para salir de noche, clima frío, gente fría… En fin, que prefiero cobrar 1.500 euros y vivir en Tenerife a cobrar 6.000 en Noruega, por ejemplo.

 Este reportaje ha sido elaborado con la colaboración de Xerach Cabrera.