kpop

El avance del K-pop en el plano internacional

La cultura asiática siempre ha llamado la atención de la población occidental. China o Japón son los destinos más populares entre los extranjeros por su ambiente, comida o estética. Pero sin duda, el país que cuenta con la industria musical más sólida es Corea del Sur. En España y Canarias, miles de jóvenes siguen estas tendencias y son más capaces de participar en un karaoke en japonés que cantar el último éxito de pop americano. De hecho, gran parte de su actividad pública está enfocada a esta cultura musical con demostraciones y concursos como el Asian Best Dance Cover, en el que los participantes bailan las coreografías de canciones de artistas surcoreanos, así como tailandeses, chinos o japoneses (C-pop y J-pop). Además, estas sintonías casi se pueden ‘respirar’ en el ambiente de TLP Tenerife, especialmente en la zona Summer-Con.

Miles de jóvenes de todos los países de Oriente se mudan a este territorio en busca de una oportunidad como ‘idols’, nombre con el se conoce a aquellos famosos que se dedican a este sector. Estos trabajan en el denominado K-pop, una cultura musical surcoreana que abarca, a su vez, géneros como el pop, hip-hop, rap o rock.

Para lograr entrar en una compañía, se tiene que realizar una audición demostrando habilidades en canto, rap y baile. Las exigencias de la entrevista aumentan si se trata de una empresa reconocida en el país, como YG, SM y JYP Entertainment, las tres agencias musicales más potentes de Corea del Sur. Tras la entrada, los aspirantes a idols pasan a ser trainees, y tienen un periodo de entrenamiento que puede alcanzar los diez años para conseguir finalmente su debut. Sin embargo, hay muy pocos jóvenes que logran pertenecer a un grupo o convertirse en solistas, y el porcentaje de éxito es aún más bajo.

La dureza y la presión de los ejercicios y las responsabilidades aumentan tras debutar, debido a los viajes, la gran cantidad de horas de ensayo y las exigencias de agenda a la que someten las empresas a los idols. De hecho, no es raro que en ocasiones los grupos demanden a sus compañías por el trato recibido. Pero…¿por qué siguen audicionando cada día miles de jóvenes? ¿qué tiene la industria musical surcoreana que llama tanto la atención del público? La respuesta consta de múltiples elementos: las pegadizas canciones o las complicadas coreografías que incluyen en cada canción y que cambia totalmente la experiencia de un concierto. Los coreanos cuidan los detalles de las presentaciones en vivo de sus artistas y la calidad y colores de sus vídeos musicales.

A pesar de que la mayor parte de la población mundial consume otro tipo de melodías, hay artistas que han logrado ser distinguidos internacionalmente. Uno de ellos es PSY, que llegó a lo más alto de las listas musicales en 2012 con ‘Gangnam Style’, que se convirtió en un hit global por su extravagancia y tono cómico. Desde sus comienzos, este artista ha estado envuelto en polémica por los contenidos de sus álbumes, considerados en ocasiones inapropiados. Pero sin duda, se ha convertido en el referente del K-pop fuera de Asia, aunque lamentablemente se le asocie este tipo de estilo a todos los artistas coreanos.

Dentro del propio país, hay un grupo con muchos más seguidores que PSY y cuyos miembros son considerados los reyes de esta industria. Su nombre es BIGBANG, formado en 2006 por cinco chicos y cuyos vídeos suelen oscilar entre los 100 y 300 millones de reproducciones. Sus integrantes también han conseguido figurar en la lista de personas más influyentes de Corea tras once años permaneciendo en lo alto de los sondeos. De hecho, en 2015, su tema ‘Bang Bang Bang’ se convirtió en el vídeo de K-pop más visto en América y en el resto del mundo, seguido por ‘Love Me Right’ de EXO.

Sin embargo, hay un grupo que nació en 2013 y que ha logrado una gran visualización estos dos últimos años. Son conocidos como BTS (Bangtan Boys) y cuentan con siete miembros. Han llamado la atención del público mundial no solo por sus rápidas coreografías y sus juveniles canciones, sino por su reciente victoria del Top Social Artist de los Premios Billboard, siendo el primer grupo coreano en conseguir ganar una categoría de dicha ceremonia. Además, se han convertido en el segundo artista que ha permanecido el mayor número de semanas en la lista Billboard’s Social 50, solo después de Justin Bieber.

Pero hay muchos más grupos como EXO, Twice, 2NE1, B.A.P o Super Junior, que se han expandido internacionalmente, por lo que las giras de todos ellos incluyen destinos como Chile, México, Colombia, Australia o Estados Unidos. No se suelen realizar conciertos en Europa, aunque en ocasiones visitan Reino Unido o Francia.

Los fandoms (grupos de seguidores) son muy potentes en Corea y tienen rasgos similares con el de otros países. Todos los fans de grupos o solistas tienen elementos identificativos, como un nombre (A.R.M.Y en el caso de BTS, ONCE para Twice o V.I.P para BIGBANG) y un color oficial, por lo que el merchandising y los lightsticks (literalmente, palos con luces) tendrán esa referencia. Cada fandom tiene un diseño determinado de este último artículo, que ilumina en el momento en el que su artista sale al escenario.

Aunque en 2012 comenzaba la expansión del K-pop en el plano internacional, dicho avance no ha parado. Los grupos surcoreanos, que se han constituido y clasificado en diferentes olas o generaciones, han alcanzado su mayor visualización en estos dos últimos años, donde podemos observar que existe una tendencia en la que hay un gran porcentaje de seguidores internacionales.

En TLP Tenerife 2017, el K-pop suena por toda la zona TLP Summer-Con y los asistentes pueden disfrutar de los álbumes de sus grupos favoritos. Pero tiene su mayor símbolo en el concurso Asian Best Dance Cover. ¡Queda menos de un mes para disfrutar del evento!