Octavio Suárez - Ponente TLP Tenerife 2016.
Octavio Suárez: “En Canarias realmente hay dinero para invertir en tecnología”
Por el 16 Jul, 2016

Octavio Suárez es especialista en la innovación tecnológica mediante la consolidación de startups, especialmente en el ámbito de la educación gracias a su empresa OWL-Systems.

Asiste a TLP Tenerife 2016 como ponente en TLP Innova gracias a sus diecinueve años de experiencia en el sector.

– ¿Qué le llevó a decantarse por la industria de la tecnología enfocada en la educación?

“Pues me enfocó, principalmente, un comentario de Steve Jobs que descubrí hace unos siete años. Apareció en Internet, así de repente, la frase de que la educación era la gran olvidada de la tecnología. Eso ya me hizo decantarme, pero antes de ésto yo estaba buscando en qué sector meterme. Sabía que tenía que especializarme en algo. Entonces vi, leyendo, que había dos sectores donde se estaba metiendo más dinero y que estaban influyendo más en los inversores: educación y sanidad. Entonces, como tengo más contacto con educación porque mi mujer es profesora, pues tiré por educación. Vi que era una tendencia.”

– ¿Cuál es la iniciativa que más ha disfrutado realizar?

“Todos los proyectos me han parecido increíbles, pero siempre el más increíble es el último. Es el que más me gusta. Estamos desarrollando una aplicación que se llama Lectorin. Es para mejorar las habilidades lectoras de los niños y vincular el aprendizaje de la lectura con los padres. Entonces, claro, eso me tiene muy emocionado. Primero porque yo soy padre, y, después, porque si uno no se ilusiona con el último proyecto que está haciendo… No vas a vivir del pasado, entonces se intenta que el último siempre sea el mejor de todos. Creo que les pasa lo mismo a los cantantes. Siempre el disco que están haciendo en ese momento es el mejor disco que han hecho.”

– ¿En qué proyecto está trabajando actualmente?

Lectorin, ahora mismo está en versión beta en Apple Store. Es una aplicación muy sencilla. Cuando el niño está aprendiendo a leer en voz alta, que es cuando se aprende a leer en la primera etapa, el iPad escucha y le graba. Además, cuando el niño termina de leer su lectura diaria de veinte minutos, se le envía automáticamente a los padres. Yo soy padre y cuando llegaba a casa le decía a mi hijo Jorge “¿Has leído hoy?” y el decía que sí, pero a la hora de decirme qué había leído… No estaba leyendo. Un niño se desmotiva si no hay nadie escuchándole leer en voz alta. Con esto lo que quiero conseguir es que la familia escuche cómo el niño está aprendiendo a leer, eso motivará a los niños.

>>En todo el planeta, los profesores recomiendan leer entre quince y veinte minutos diarios a los niños que están aprendiendo a leer, en voz alta. Además, leyendo en voz alta se desarrollan muchísimas conexiones en el cerebro y es muy interesante. Eso ocurre en todo el mundo, pero también nos ha tocado la vida que nos ha tocado vivir, en la que los padres no tienen tiempo de estar delante del niño mientras él lee. Entonces el niño se desmotiva. El aprendizaje de la lectura es probablemente la parte más importante de la enseñanza que tiene un niño porque a partir de ahí comienza a conectarse con el mundo.”

– ¿Qué recepción ha tenido Picasst?

Picasst es muy interesante, porque yo estaba en San Francisco y me llamó un profesor de la Universidad de Gran Canaria, de la Facultad de Informática. Quería hablarme sobre una versión beta de un producto interesante, que era Picasst, para pizarras digitales.

>>Mi trabajo es coger productos, ideas o proyectos que están naciendo, conseguir la primera financiación, y luego en la segunda financiación me salgo. Yo lo que quiero es el arranque del producto, es lo que se me da bien. Picasst está teniendo muy buena repercusión. Yo vendí en noviembre mi parte en la segunda ronda de inversión y les tiene que estar yendo bien porque la web tiene muchísimos usuarios.

>>Como experiencia interesante, fue la primera vez que tuve contacto con el inversor canario. Ahí fue cuando me di cuenta de que en Canarias realmente hay dinero para invertir en tecnología, pero lo que falta es gente con mucha experiencia en tecnología que sepa captar a ese inversor, porque dinero hay. Eso me abrió la primera idea de que realmente Canarias tiene una red de gente con dinero que podría invertir y que los emprendedores tienen que mejorar para conseguir esa inversión.”

Octavio Suárez - Ponente TLP Tenerife 2016.
Octavio Suárez – Ponente TLP Innova 2016. | Fotografía por Alby Martin.

– ¿En qué estado se encuentra el desarrollo tecnológico enfocado en la educación en España?

“En España está un poco bajo. Se han hecho cosas muy punteras como, por ejemplo, aplicaciones para niños disléxicos, por ejemplo. Sin embargo, no estamos muy avanzados. Seguramente Cataluña es la que más avanzado está. Este año en el BETT de Londres, que es la feria más importante del mundo en tecnología y educación, solo había un stand español. Era una empresa que se llama BlinkLearning, que es de contenidos, que también es muy interesante. Los que están ganando el terreno en la actualidad son los norteamericanos y los coreanos.”

– ¿Y en Canarias?

“En Canarias somos muy pocos. Me las conozco casi todas. En Tenerife, en temas de animaciones en 3D con fines educativos, seguramente son las mejores, 3D Studio, con Marcos Muñoz. También se están desarrollando un tipo de enseñanza de los que son makers, hacer tipos de ordenador; en el tema de Robotics también estamos siendo bastante punteros. En cuestión de aplicaciones no hay mucho más. Hay otra que se está haciendo en Gran Canaria, la administración de materiales escolares, pero es muy administrativa. Está muy bien hecha y la están comprando un montón de colegios, pero no está enfocada a la educación.  Todavía hay mucho que hacer. ”

– ¿Cuál ha sido el momento más curioso a lo largo de su carrera?

“Creo que, para mí, lo mejor que me ha pasado en mi vida respecto a mi carrera profesional fue cuando entré en el Rocket Space de San Francisco, que es una especie de aceleradora, en Silicon Valley. Hice un montón de entrevistas para meter mi proyecto ahí dentro. Cuando yo entré y vi cien proyectos como el mío, de todas las partes del mundo, todo el mundo queriendo ayudar a todos, a mí eso me llegó. Lloré.

>>La segunda cosa que ahora me viene a la cabeza, que me emocionó, fue la primera vez que entré en la Universidad de Standford. Yo soy un friki de la tecnología y del desarrollo personal. Yo, las empresas, los proyectos, los veo más como desarrollo personal que como negocio. Luego se convierten en negocio, pero si te fijas, cuando estás creando un proyecto aprendes gestión del fracaso, aprendes a gestionar equipos, aprendes a ser más trabajador y más constante, aprendes a manejar a tu intuición para que la ilusión no te tape la realidad. Tiene mucha parte de desarrollo, por eso me emociono con estas cosas.

– ¿Qué opinión le merecen  las iniciativas culturales, educativas y tecnológicas desarrolladas en TLP Tenerife?

“Yo quiero decir primero que estoy totalmente impresionado. No me imaginaba lo que era TLP. Llevo aquí tres días y no salgo de aquí, y eso que hace mucho calor, pero no salgo de aquí. Esto me hace ser optimista y ver que hay gente que está interesada, primero en desarrollarse personalmente, como vemos aquí que la gente es muy auténtica y quiere trabajar y saber de tecnología, están totalmente inmersos; y luego la parte cultural está clara. Las charlas, yo me voy ahora a ver una, el contenido es especialmente bueno. Lo más curioso es que hay contenido muy tecnológico, muy técnico, muy aprovechable. Hay contenido para gente muy joven, para gente que quiere desarrollarse en la parte de los youtubers, del gaming y demás. Estoy impresionado y reconozco que es mágico. Esto es mágico. La gente es feliz y cuando uno es feliz adquiere conocimientos mucho más fácil. En educación se ve mucho, la felicidad hace que asimiles mucho más rápido los conocimientos.

>>Mi hijo Javier, lo he venido a conocer realmente bien aquí. Yo estaba flipando con ésto y me puse un gorro de Pokemon y le dije “Javier, cómo me gusta estar aquí. Me puedo poner un gorro de Pikachu y nadie me mira”, y me contesto “yo pienso lo mismo”. Yo no sabía que él era así. Me dijo “yo quiero venir aquí el año que viene toda la semana, de voluntario o lo que sea”, ante lo que le pregunté “¿de qué te vestirías?” y me respondió “tengo un montón de ideas”. Entonces me di cuenta de que él realmente es de este mundo, esta parte de aquí, y yo la tenía olvidada. Yo le metía en cosas como surf y demás, ¡y no le importan! ¿Por qué? Porque él es ésto, y es aquí donde me he dado cuenta.”

Sobre el autor
Carolina de León
Carolina de León
Estudiante de Periodismo y bloguera. Autora de 'Filmando en 3,2,1...' (www.filmandoen321.blogspot.com). Entomóloga de nuevas tendencias. Con el corazón de un vikingo y el alma de un Totoro.